Dugan: Sci-Fi y Noir bien mezclados, no agitados

Dugan 002

Acabó la guerra entre la humanidad y los robots, que en algún momento del pasado tomaron consciencia propia. Dugan, el protagonista de la historia de hoy, malvive clandestinamente aplicando sus conocimientos en Biorrobótica Humanizada. Evitando toda clase de peligros, problemas y conflictos, aunque éstos le busquen a él. Y lo encuentran en “Dugan”, el cómic de David Braña, Alberto Cimadevilla y Carlos Mercé, recientemente editado por Sallybooks.

Dugan posee en sus páginas ese sabor a sci-fi clásica salpicado del buen noir de género. Fundamentalmente por la construcción de la trama que ha llevado a cabo David Braña (“Pax Anza”, “Lady Enigma” o “Vivar, por citar solo algunos de los trabajos de una ya extensa carrera como guionista). Sabedor de los resortes que ha de manejar, Braña nos presenta una historia que crece conforme avanza, manteniendo la atención del lector en todo momento. Así se presenta esta trama, recorriendo con elegancia lugares comunes de los géneros en los que nace y asimila, proponiendo al lector un ejercicio de estilo solvente.

Dugan 001

En lo gráfico, Alberto Cimadevilla («Punkapocalyptic«) diseña unas páginas con el tempo y ritmo que precisa el guion. Resolutivo en las escenas de dialogo y conversación; rotundo en los momentos de acción. El trazo de Cimadevilla punto que impide dejar de mirar esas viñetas.  Tanto por resolución como por versatilidad demostrada para revestir alguna de las páginas que lleva a cabo.  Dicho sea de paso, se advierte un salto cualitativo en el trazo de Cimadevilla, ganando quizá con este trabajo profundidad y resolución.

Unas viñetas, por otra parte, que se nutren del color de Carlos Mercé que nos remite a la tradición de la mejor ciencia ficción europea. Esa que en sus páginas alberga la modernidad, por muchos años que pasen o hayan pasado desde que se concibieron. Bien asentada en esa tradición, el color de Mercé dota al tebeo esa la misma sensación de frescura imperecedera y permite poner en la misma frase “clásico” y “moderno”. Sin duda el trabajo con el color de Mercé es una seña identificable de este cómic.

Dugan 003

Por todo ello, tebeos como «Dugan», pensados para que lo pueda disfrutar desde un público juvenil o uno adulto, son ejemplos de saber hacer. En el sentido de atreverse a caminar por géneros muy explorados, pero con la frescura intacta en el recorrido para captar la atención al lector.  Eso es lo que nos esperan en las 88 páginas de este cómic editado por formato cartoné por Sallybooks. Quien sabe: quizá un cómic así sea la puerta de entrada de algún lector juvenil hacia la ciencia ficción clásica. Elementos para ello hay de sobra en “Dugan”, por el fresco acercamiento a lo clásico que guarda en sus páginas.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s