La Guerra de Quarry: Negro ejercicio de estilo

La Guerra de Quarry 003

El gran público conoce a Max Allan Collins fundamentalmente por “Camino a la Perdición” (“Road to Perdition”), la laureada película de Sam Mendes que adaptó su novela y le abrió las puertas a un nivel de mayor exposición. Más allá de esa novela está un autor con una extensa colección de títulos y una serie de personajes en su haber que pueden considerarse de culto. Como Nolan, Nathan Heller, Mallory o el que nos ocupa hoy: Quarry.

Especialista en novela negra, Max Allan Collins retoma la tradición siguiendo la estela de clásicos del género como Richard Stark O Raymond Chandler, creando personajes de una pieza, pulidos y tridimensionales. Listos para protagonizar series de novelas en las que la atención del lector siempre será cautiva de la lectura propuesta. En otros medios también ha dejado su huella. Sirva de ejemplo para televisión su labor como guionista en «CSI» o «Mentes Criminales». También el noveno arte ha contado con sus guiones, colaborando con todas las editoriales estadounidenses de mayor nivel, destacando sus trabajos con Batman.

La Guerra de Quarry 001


De todas sus creaciones quizá sea Quarry una de las que más ha acompañado a Max Alan Collins durante su carrera. No solo por las dieciséis novelas que componen su ciclo, sino por las adaptaciones que ha tenido este personaje tanto en el cine como en la pequeña pantalla, cosechando en cualquier medio de expresión donde aparecía una patina de culto, un reflejo de buen noir, un aroma de serie negra con empaque. Y así ha ocurrido con su desembarco en el noveno arte con “La Guerra de Quarry” (“Quarry’s War”), donde Max Allan Collins se acompaña del arte de Edu Menna y Szymon Kudranski y el color de Guy Major.

Editado originalmente bajo el sello Hard Case Crime por Titan Publishing, Cartem comics ha sido la responsable de traer a este lado del Atlántico esta obra. Una obra con un gran peso literario, pues sirve a Collins para profundizar en los primeros años de Quarry como francotirador a sueldo.

La Guerra de Quarry 002


Así Collins nos presenta un argumento que sirve tanto para un primer acercamiento al personaje como para satisfacer a los aficionados al personaje. Situando la acción en dos marcas temporales distintas: en plena guerra del Vietnam y en los años posteriores al conflicto. Con el estrés postraumático propio de los que combatieron en Vietnam planeando en estas páginas, sumando unas dosis de ingenio y una pizca de humor negro, Collins teje una historia con la minuciosidad que se espera de un especialista en el noir: Manejando los recursos del género y con una elevada apuesta en una buena construcción del personaje principal, que también es el narrador de la obra, consiguiendo una voz propia que domina las cuatro grapas que componen esta obra.

Así pesa más en esta obra lo literario que lo gráfico, donde Edu Menna y Szymon Kudranski cumplen desde lo estándar, y Guy Major colorea de forma funcional. Y es que la historia, que nos lleva de forma paralela por 1968 y 1972, es un excelente ejercicio de estilo que culmina en un cuarto episodio con sabor a clímax.

La Guerra de Quarry 004

Collins, como buen artesano, sabe medir los tiempos y mantener la atención a lo largo de las cuarto entregas de esta serie. Todo ello proporcionando una acertada combinación de lugares comunes del género, una voz propia y un personaje rotundo y descreído como es Quarry.

Publicada originariamente en formato grapa en Estados Unidos por Titan, Cartem tuvo a bien editarla en castellano este año en un formato tomo de tapa blanda de dimensiones cercanas al álbum europeo, incluyendo como extras todas las portadas de la edición en grapa, a cargo de Alex Ronald, Will Conrad, Mack Chater, Fay Dalton, Ricardo Drumond, Cludia Ianniciello y Edu Menna con Marcio Freire. Como colofón, el cómic cierra con varios textos del propio Collins donde el autor nos explica varias cosas sobre la vida que ha tenido Quarry desde su creación en 1976. En total 112 páginas que harán las delicias de cualquier amante de la serie negra. Y es que un asesino a sueldo como Quarry deja huella, la que impregna la voz literaria de Max Allan Collins.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s